Viajar es un gran placer…

ene 14, 2013 by     5 Comments    Posted under: Viajando por el mundo

Viajar es un placer, genial, sensual… ??Israel inundada?…

Ayalón_Tel Aviv

Pues qué queréis que os diga… cuando el viajecito dura 32 horas, desde que sales de tu casa, y tienes que ir a “matacaballo” pisando tres continentes  en un día, (de Asia a América y pasando por Europa), porque vas de Israel a Denver, haciendo escala en Londres, pues de placentero tiene poco, porque quedas  hecha “picadillo”.

Si además,  justo  cuando tienes que salir,  se  desata un fuerte temporal de lluvias y vientos con torrenteras e inundaciones incluidas y la peor tormenta de nieve en 20 años, que paraliza buena parte del país,  cierra  colegios, estaciones de trenes, carreteras, etc…y  aterroriza al taxista que tiene que venir a recogerte a las dos de la madrugada, para llevarte desde Rosh Pina al aeropuerto de Tel Aviv, hasta el punto de insinuar… “ejem”, “bueno”…. no sé si podré llegar…, la cosa está fatal y se va a poner peor…, igual  cortan la carretera…etc., y hasta el crítico momento no tienes muy claro si te van a dejar embarcada… pues, más que placer,  lo que sientes es “desazón”.

Nieve en Israel

Si después de todo, has llegado al aeropuerto, con suficiente tiempo y de las primeritas para sacar la tarjeta de embarque, pero resulta que hay un problema de incompatibilidad entre tu pasaporte y la maquinita que tiene que “leerlo”… y si no,  lo  hace te quedas en tierra… y, te pasas más de una hora en el mostrador  viendo  cómo la empleada se lo pasa a la compañera de al lado, ésta a la supervisora y ambas, hablan sin parar por teléfono con “asistencia técnica”, “Londres” y  “vetetuasaber”, tratando de averiguar el misterio de porqué la maquinita la tiene tomada con tu pasaporte hasta que finalmente consigues tener la  dichosa tarjetita para poder volar… pues más que “genial”, … viajar te parece un “desatino”.

Si al pasar por seguridad, tu mochila tiene que ser pasada tres veces por el escáner y, de cada vez, vas sacando  lo que has logrado meter con calzador, y aun así, la alarma salta una y otra vez y tienen que seguir “hurgando”… y,  te preguntan que dónde llevas una granada o similar, y tú te ríes…, (como es natural), pero te dicen que te están hablando en serio… y tienes que seguir sacándolo todo,  hasta que finalmente descubren que era tu saquito con “joyerío” lo que provocaba el “susto”,  aquí ya es cuando te preguntas eso de:   “peroquehehechoyoparamercerésto”..??

Cuando a las 7:20 ya estas embarcadita y sentada felizmente en el avión, y el comandante dice que tienes que estar un par de horas más así,  ya que hasta las 9:20 no tienen permiso para despegar, porque en Londres (donde hacíamos escala) hay una niebla del “carajo”… después de un: ¡I don´t belive it!,  pues ya comienzas a “mosquearte”, aunque todavía confías en llegar a tu destino…porque, después de tantos reveses ¿qué más te puede pasar??… Pues, ni más ni menos que, llegar a Londres  con el tiempo justito para perder el avión a Denver…¡¡¡ Mecaguentodo!!!… y qué razón lleva el Murphy ese de la Ley: “Cuando tienes que hacer un trasbordo, si el avión en el que vas lleva retraso, el siguiente saldrá puntual” , ¡¡Mecaguenlosadivinos!!.. y,  en su: “Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeora”…
¡Hala! A hacer cola para que nos consigan el primer vuelo que salga para Denver…, sólo sale uno diario así que, entre quedarte en un hotel de Londres, hasta la mañana siguiente, para volver a pasar por la misma cantinela de salir y entrar nuevamente en el  caótico  aeropuerto de “Heathrow”, con las maletotas, el check-in, control de seguridad, etc…y volar hasta Chicago y de allí a Denver…pues: “Billetito para  Chicago, for please”,… total,  “ya puesto el culo a los azotes” igual te da,  ocho que ochenta…

Nos ahorraremos la descripción de los “placenteros” y “confortables” viajes en avión, porque el que más y el que menos ya ha pasado por esas “estrecheces”…

Cuando, felizmente,  llegas al aeropuerto O´Hare de Chicago, uno de los más eficientes y organizados, pero no te queda otra que pasar por la laaaaaaarga fila de inmigración, y tu siguiente vuelo sale en un par de horas, y para colmo cuando ya llevas más de media hora, te enteras de que estás en la fila equivocada y que tenías que haberte puesto en la misma fila que tu maridito, pues, aunque tú no seas ni ciudadana, ni residente americana, sí eres “señora de”…cambias para una fila mucho más corta y rápida, el agente, aunque, es cómo un armario de cuatro puertas, es amable y se esfuerza en entenderte y hacerse entender con su Spanish comanche,  pero cuando pasa tu pasaporte por su “computer”  y  hace un gesto y llama a otro agente para que te acompañe a “interrogatorios”, llegados aquí, ya gritas, (en tu interior, claro), ¡Otra vez NOOOOO!… QUÉ ME CAMBIEN EL NOMBREEEEEE… ¡REDIEZ!…
Cuando, en la sala de interrogatorios (la mejor de las que he pisado, y han sido bastantes), esta vez, te retienen  na más 20 minutos y te devuelven tu pasaporte sin más, sales diciendo ¡Graciassss! en todos los idiomas que puedes: ¡Thank you very much!…, ¡Todá Rabá!…

Cuando llegas a tiempo de coger tu avión y llegas a Denver, después de 36 horas,  “hecha unos zorros”, pero feliz y volviendo a confiar en el mundo, porque finalmente has llegado a tu destino…y ya ni te importan los -17ºC. con los que te recibe el estado de Colorado, porque los suples con la ilusión y el calor con que te recibe la familia…pues entonces, lo único que piensas es en meterte en la camita y dormirrrrrrrrr por horas…, con la certeza de que, sin duda,  estás “aloriada”  porque, pese a todos los inconvenientes, vas a seguir viajando…¡Viajar!…  ¡Viajar! … ¡Viajar!… es un gran placerrrr……

Nieve en Jerusalem

 

Nieve en Colorado

 

Bienvenido/a a mi BlogNuevo Viaje

Chequea tu email y confirma.