Banias Reserva Natural

ene 6, 2013 by     4 Comments    Posted under: Viendo y Viviendo

DSC_2243Después de unos pocos días de lluvia y otros de sol… los campos de Galilea reverdecen y comienzan a florecer las “Kalaniot”… DSC_2242unas flores silvestres muy parecidas a las amapolas pero aquí, las hay de diferentes colores: blancas, rojas e incluso azules…Ahora salen muy tímidamente pero entre marzo y abril cubren los campos totalmente, pintando un escenario, predominantemente rojo, que viene genial para la vista y el ánimo.

Aprovechando que la mañana estaba soleada y que, para los días venideros, nos vuelven a predecir lluvia… Pues, ¡Hale!…,!Vámonos! a recargar las pilas… y a explorar nuevos sitios para poder mostraros…

DSC_2249Nos encaminamos a la “Reserva Natural de Banias” (después os desvelaré la procedencia del nombre), en los Altos del Golán, al pie del Monte Hermón y que, nos queda a tan sólo, media hora de casa.

Sé que muchos de vosotros tenéis la idea de que Israel es un lugar desértico y os extrañais al descubrir la gran variedad de paisajes que ofrece este país. A mí, francamente… me “pasma” cada día.

DSC_2257-Pistachos

DSC_2270DSC_2260

El recorrido fué sorprendente e inesperado…un estrecho sendero nos conduce, entre exuberante vegetación y añosos árboles: almendros, pistacheros, robles, higueras, laureles… hasta un rugiente y caudaloso arroyo que,  bajando estrepitosamente, desde el monte, va formando  pozas, gargantas  y  cascadas…  ofreciendo un precioso paisaje  de lo más fotogénico… Un deleite para la vista y el objetivo de la cámara.

DSC_2287Es el río Hermón que, unos pocos kilómetros más abajo, se junta con el  Dan para, entre los dos, abastecer al conocido río Jordán.

 DSC_2298

 “El sendero colgante”, es como llaman a esta parte del camino que nos lleva por un estrecho cañón de basalto y por encima del agua torrencial, hasta la bellísima e imprevista “Cascada de Banias”.

DSC_2320Desde aquí , parte otra senda que, aproximadamente, en una hora te conecta con “Los Manantiales de Bania”  y el interesante yacimiento arqueológico, con ruinas y restos de un pasado pagano, en estas tierras de Israel y Fenicia que continuó en uso durante el período romano.DSC_2341

Temple of PanParece ser que, en tiempos de los cananeos, había un altar dedicado al Dios Baal, después los griegos se lo dedicaron a “Pan” dios de la naturaleza, rebaños, pastores… de la fertilidad y de la sexualidad (masculina) desenfrenada.

Allá por los 20 a.C, Herodes el Grande le dedicó un templo a Augusto Cesar y despues, su hijo Filipo, amplió y embelleció la ciudad, llamándola “Cesarea de Filipo”… También Agripas se  hizo aquí su palacete… y pasados más de mil años, incluso los cruzados contruyeron su castillito.DSC_2336

Como veis, es una zona muy, pero que muy popular…. Claro que no me extraña…. porque el lugar es idílico …Yo también me construiría un chalecito si pudiera. Hoy día…en medio de toda esta belleza natural, no resulta nada dificil imaginar a las ninfas, bañándose en las cristalinas aguas de estos manantiales naturales que brotan de entre las rocas y, al dios Pan, (mitad hombre, mitad cabra), tocando su siringa o zampoña, cuando no correteaba, persiguiendo inmisericorde, ovejas, ninfas y pastores…De ahí que  los antiguos griegos, llamaran a este  lugar  el “hogar de Pan”, o “Paneas”, lo que pasó a ser “Banias”,  debido a la dificultad de los árabes en pronunciar la “P”.

DSC_2319

En aquellos tiempos, la nieve derretida se filtraba por el acantilado y manaba dentro de la gruta, ésto… para aquellas gentes, debía ser de lo más prodigioso y  convirtieron el lugar en un centro de culto pagano donde arrojaban sacrificios para aplacar la ira y las travesuras de mal gusto a las que era muy dado el Dios Pan. Si la victima desaparecía en el agua… era que el dios había aceptado la ofrenda… y si el agua se teñía de rojo o aparecía el cuerpo… pues era que no había sido de su agrado…pero de, una u otra forma la  “victima”, no regresaba al mundo de los vivos.DSC_2329

 Tallados en la roca del acantilado hay una serie de nichos, orlados y con inscripciones y en los que presuntamente se colocaban las estatuas para reverenciar a los antiguos dioses… A mí, como que me resultan familiares!!!.

Parece ser que una de las  inscripciones griegas dice: “Pan y sus ninfas rondan por este lugar”, yo por mucho que escudriñé no conseguí verlos…¡Quien sabe si en otra ocasión… se dignarán aparecer !…

Se  sabe cómo era, más o menos el lugar porque se han encontrado monedas  con ilustraciones del templo y del Dios Pan, una, incluso, con el nombre de la ciudad, “Caesarea-Paneio”. También quedan algunos vestigios de los templos y  palacios, trozos de arcos y restos de columnas jonicas… Pasamos debajo de un  puente  romano… hacia  un  viejo molino de harina muy bien conservado … que no se sabe ni su edad ni quien lo construyó…un halo de misterio siempre hay que mantener………DSC_2368

En fín, una excursión  de lo mas completita que nos ha llevado por el tiempo, la historia y la fábula y a través de una desbordante naturaleza.

 

DSC_2305

 

 

 

Bienvenido/a a mi BlogNuevo Viaje

Chequea tu email y confirma.